Á. Álvaro Martín del Burgo: Según contaba el molinero o El oficio del viento

Entrega de originales Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER Instagram de Cuadernos del Laberinto
"Según contaba el molinero o El oficio del viento"
Autor: Á. Álvaro Martín del Burgo

Á. Álvaro Martín del Burgo: Según contaba el molinero o El oficio del viento

Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 85
I.S.B.N: 978-84-948260-5-4 • 112 páginas • 10€



Tres cosas hacen al hombre. La primera es la voz, que le permite ofrecer testimonio, dar cuenta del mundo y del propio ser, porque en ese mismo atestiguar, decía Heidegger comentando a Hölderlin, tiene lugar el ser del hombre. La voz, que es el Logos (el Diálogo que somos), el canto, el gesto, la poesía o la danza. La segunda cosa del hombre es su condición amorosa, porque si somos es en el otro, con el otro. Hacemos la vida en común y el amor (la «búsqueda» proustiana), la ternura o la bondad son una exploración del hombre. La tercera es el tiempo, que a la vez nos instala en el mundo y nos enfrenta a nuestros límites: la muerte como frontera que nos acecha y que nos abre a la vida y los días.

Según contaba el molinero recobra estas tres dimensiones del hombre a través del sentimiento de la nostalgia. La nostalgia (en griego, «el dolor por el regreso», esto es, la ausencia del hogar, o quizá, de aquello que nos hace) nos enraíza con los otros tiempos de nuestra vida, con lo vivido y lo que amamos que no nos abandona. En la memoria reencontramos el propio ser, que pasa, pero que alienta en lo esencial, y eso, quizá, permanece.



DE LO ALTO, UNA VELETA AL VIENTO

Cuando quiere el viento sopla en los tejados
y la veleta apunta y encamina,
inesperada como un indicio del cielo.
El camino del viento no se sabe,
y quien se deja llevar
viaja, libre e incierto,
a donde corresponda.

La palabra del viento no mira atrás,
pero cuánto hemos dejado en el Sur,
la tierra y los naranjos,
y qué lejos queda todo,
el camino y lo andado.

El recuerdo y la lágrima cantan
al marchar, dulce plegaria,
y la madera envejece,
pero el árbol muerto es noble y sereno
y las raíces lo anudan al barro.

La veleta mira desde lo alto
y la flecha nos lanza
una enseñanza del tiempo.

La promesa del aire encamina.
Y el Sur,
que hemos dejado marchar sin saberlo,
regresa en el sabor a naranjos y madera vieja.

El autor: Á. Álvaro Martín del Burgo
Á. Álvaro Martín del Burgo



(Bilbao, 1996) se dedica a la filosofía y al Arte: música y literatura.

Como pianista ha actuado en salas como el Auditorio Nacional, los Teatros del Canal, el Auditorio Ciudad de León, etc., tocando como solista con orquestas como la Orquesta del Real Sitio, la O. Sinfónica Amaniel y la Joven Orquesta Leonesa (JOL)-Joven Orquesta Provincial de Málaga (JOPMA). Ha sido galardonado como Pianista solista clásico premiado por la Fundación Miguel Ángel Colmenero, y ha recibido premios en el Concurso al talento de la Fundación Katarina Gurska, el Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas Ciudad de Albacete (Juventudes Musicales), el Premio Internacional de Interpretación Great Compo-sers Competition, el Concurso Ciutat de Carlet o el Premio de Honor Amaniel.

Estudiante de Filosofía, ha obtenido el primer premio en la Olimpiada Filosófica de la C. de Madrid. Ha escrito ensayo en la revista Paideía y en la ed. Incipit Philosophia, así como ha colaborado en antologías colectivas de poesía. Ha publicado el poemario Y en el aire, los adioses (Editorial Cuadernos del Laberinto) y, en colaboración con Ángela Martín del Burgo, la obra de teatro El idiota (Ediciones Irreverentes).



Á. Álvaro Martín del Burgo

Á. Álvaro Martín del Burgo en la Feria del Libro de Madrid, 2018
© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com