editorial, cuadernos del laberinto, Entrevista a Juanma Ruiz. Tratado de egoísmo

Entrega de originales Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER
Entrevista al poeta Juanma Ruiz (marzo, 2018)
Para destruir las reglas primero hay que dominarlas, entenderlas y comprender cuál es su papel. Hoy en día se confunde el verso libre con darle a la tecla de ENTER aleatoriamente.
Entrevista al poeta Juanma Ruiz, autor de Tratado de egoísmo

—Un título magistral “Tratado de egoísmo” para una obra que destila afecto al arte y desolación ante el desamor.
—No creo que se pueda aspirar a hacer arte sin amar el arte, claro. Si no, ¿para qué? Y como además pienso que somos la suma de nuestras influencias, no trato de huir de ello, y dejo que se cuelen en mis poemas algunas de las cosas que amo, desde obras musicales hasta novelas, cómics o películas. Por otro lado, el libro refleja entre otras vivencias el proceso de encontrar el amor, y eso marca su evolución desde el primer al último poema… si hay ‘desolación ante el desamor’ es posiblemente como un poso, los restos de una situación inicial: mi visión del poemario es como una línea trazada desde la soledad hasta el amor, y quiero pensar que (atención, spoiler) tiene un final optimista.

—Inevitable fijar la atención en una cubierta tan contrastada y acertada. Y para los amantes fetichistas de los libros, indicar que no sólo huele a tinta, sino que además tiene tacto de melocotón. ¡Qué tentación!
La cubierta es una ilustración de Alex Malikov, un artista ruso que trabaja la fotografía y el retoque de la imagen. Fue una de las propuestas de Alicia Arés durante el proceso de edición, que rápidamente me sedujo por lo impactante de esa figura vendada, y porque me parecía que expresaba bien ese concepto del ‘egoísmo’ entendido como soledad e introspección.

—¿Qué va a encontrar el lector tras este título tan peculiar?

—Siempre me ha obsesionado la idea de que la poesía es una de las formas más puras de introspección. No la concibo como una rama literaria, sino como cualidad de las cosas: puede encontrarse en una película, en una fotografía, en una escultura… No hay más que fijarse en el teatro de Lorca para entender que la poesía va mucho más allá del verso. Y cuando hay poesía en una obra, invariablemente hay un autor dejando en ella una parte esencial de sí mismo. Por eso creo que, en el fondo, toda obra poética es en cierto modo un tratado de egoísmo.

—¿Cómo definiría en cinco palabras su estilo poético?

Como crítico de cine, creo firmemente que no es al autor al que le corresponde definir su obra, sino que son los demás quienes le pondrán las etiquetas que consideren adecuadas… Si acaso, y para que esta respuesta no parezca del todo la de un político dando evasivas, puedo pensar en cinco palabras que intenten explicar de dónde nace lo que escribo: digamos soledad, amor, juego, música, búsqueda.

—Llama poderosamente la atención cómo cuida la métrica, la rima y la estructura de sus poemas. ¿Cuánto importan estas características en la poesía del siglo XXI?, y ¿por qué cree que se descuidan tanto?

Creo que, como pasa en todas las artes, existe un deseo de rebeldía juvenil, de “matar al padre” y declarar que las reglas están obsoletas. Y eso está bien, así es como evolucionan las artes, pero no puede convertirse en un ‘todo vale’. Para destruir las reglas primero hay que dominarlas, entenderlas y comprender cuál es su papel. Hoy en día se confunde el verso libre con darle a la tecla de ENTER aleatoriamente, y da igual dónde acaba un verso y comienza el siguiente. Por mi parte, no creo dominar aún las reglas lo suficiente como para pretender destruirlas sistemáticamente. Aunque muchos de mis poemas no tienen rima, sí siento la necesidad de que tengan ciertos ritmos y estructuras. Y además, me parece que eso le añade un componente de juego y disfrute al proceso de escritura y, espero, también a la lectura.

—¿Cómo llega a la poesía un redactor y crítico cinematográfico?
En realidad el camino es más bien inverso. Llevo escribiendo poesía desde el instituto, y a la crítica llegué más tarde. Creo que mis dos vocaciones han sido siempre el cine y la escritura, y al final la crítica y la poesía son dos disciplinas que permiten conjugar esos dos ‘vicios’ míos: la imagen y la palabra.

—El año pasado fue uno de los periodistas enviados a cubrir el Festival de Cannes ¿Puede considerarse esto un acto poético?
No sé si poético, pero quiero pensar que la crítica, en general, es una forma de resistencia cultural: hay un componente en toda labor crítica de rescatar para el espectador las obras valiosas que, de otro modo, podrían pasar injustamente desapercibidas. De ayudar a difundir el arte que merece ser difundido, y que no siempre llega con facilidad al gran público.

—elículas como Paterson (un film que trata claramente el tema de la poesía y la vida cotidiana) nunca llegan al gran público ni a los Premios Oscars. ¿Por qué cree que sucede esto?
Los premios son lo que son, y en especial los Oscars representan exactamente al cine de gran público. Al cine más vendible y visible, y que no necesita mayor notoriedad que la que ya le da el mercado. Ojo, eso no significa que no haya películas excelentes entre ese cine ‘de gran público’, igual que hay obras malas en el cine minoritario… pero los grandes premios dejan fuera un altísimo porcentaje del cine de autor, que a menudo es más libre, más arriesgado en sus propuestas, y menos encorsetado y encadenado a los manuales de guion y puesta en escena. Al final Paterson, como la propia poesía, es una obra para quien la busca, porque la industria no favorece que uno se la pueda encontrar por azar en los escaparates.


Puedes leer a Juanma Ruiz en:
Tratado de egoísmo, Juanma Ruiz

Tratado de egoísmo
Juanma Ruiz


Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 80
I.S.B.N: 978-84-948260-9-2 • 66 páginas • 12€
Prologo de Rodolfo Serrano

Nos adentramos en esas inflexiones que hacen de la vida una conjunción imposible entre el espejo y la realidad... <<Más>>



© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com