Relatos piezoeléctricos. Domingo Díaz Asensio

Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER Instagram de Cuadernos del Laberinto Youtube de Cuadernos del Laberinto
"Relatos piezoeléctricos"
Autor: Domingo Díaz Asensio

Domingo Díaz Asensio

Coleccción ANAQUEL DE NARRATIVA, nº 26
I.S.B.N: 978 84 123537-1-6
154 páginas • 17 €
Prólogo: José Carlos Rodrigo Breto

<<CASA DEL LIBRO>>
<<AMAZON>>
<<TODOS TUS LIBROS>>




Estos dieciocho Relatos piezoeléctricos son una chispa de luz que enciende una llama duradera en el interior del lector, tal como su título indica. Son todas ellas, historias que logran transmitir un mensaje de y para la vida.

Domingo Díaz Asensio nos redescubre el lado más amable del mundo sin restar un ápice de realidad gracias a una prosa seductora, repleta de momentos desternillantes, a veces terribles, y casi siempre desbordantes de humanidad.

Relatos y microrrelatos que esconden situaciones y personajes cargados de ambigüedad, que nos recuerdan la pasión por el tango que un padre trasmitió a su hijo, la vida que se esconde en un jardín, cómo la belleza puede nacer en la magia de un invento tan especial como es el caleidoscopio, la sabiduría que encierran los árboles, un viaje por Yatchilán o la historia ancestral del Monte Urquiola.

Historias escritas con un lenguaje rítmico y elegante que hacen de este libro la confirmación literaria de un escritor que ya deslumbró con sus anteriores obras.



Domingo Díaz Asensio
Domingo Díaz Asensioa

(Aranjuez (Madrid), 1956.
Ingeniero Superior de Telecomuni-cación por la E.T.S.I. de Madrid. Además ha realizado estudios de Historia, Sociología, Literatura, Geografía, Matemáticas y Física Cuántica.
Se inició en la poesía de la mano del premiado poeta costarricense Laureano Albán y formó parte del Grupo Aranjuez de Poesía Trascendentalista.

Publicó en 2013 su primer poemario "Listo ya para la Hoguera" (Editorial Doce Calles); en 2015 fue galardonado con el primer premio, modalidad prosa, por su relato "Sola, fané y descangayada" en el Certamen Literario «Mano a mano con Gardel» (Editorial Ende) y en 2016 participa en la antología "El séquito de Talía" (Editorial Yagruma).



Prólogo. Por José Carlos Rodrigo Breto

Han transcurrido ya un buen puñado de años desde que conocí a Domingo Díaz Asensio y puedo afirmar, sin equivocarme, que siempre la literatura ocupaba una gran parte de sus pensamientos. Primero fue la poesía, después la narrativa, siempre con un programa de escrituras bulléndole dentro. Domingo es un escritor con un esquema mental de sus obras muy claro, quizás porque es ingeniero, y concibe la edificación de sus textos de una forma casi arquitectónica.

Producto de ese afán narrativo y constructivo es este libro que ahora, lector, proteges con tus manos. Por eso, Domingo realiza una división calculada entre las dos partes de estos Relatos piezoeléctricos. La primera parte, de título significativo, La vida y sus espejos, recupera la función primordial de la literatura, ser un espejo que refleje los aconteceres de la existencia y, sobre todo, los miedos que nos atenazan y que forman parte de nuestra cualidad de humanos.

Por eso, en La vida y sus espejos asistimos a un recorrido por los topos fundamentales que han configurado el imaginario más clásico de la narrativa: la figura del padre y la infancia en el magnífico relato Sola, fané y descangayada; la mirada a un pasado que, tal y como afirmó el escritor británico Leslie Poles Hartley: «es un país extranjero». Domingo trata de rehabitar ese país extranjero mediante el recuerdo, y convertirlo en una tierra amable y propia.

En El pozo, otro motivo eterno del imaginario, aparece el miedo, el terrible tránsito que abarca ese recorrido que nos puede conducir de la oscuridad a la luz, todo ello en un tono algo kafkiano. El ciego resulta un relato complementario al anterior, juntos conforman un díptico, de nuevo la forma de habitar la luz desde las tinieblas. Y Los semidioses, de elevado tono simbólico, es una reflexión borgiana sobre la creación y la belleza.

Cierto humor irónico aparece en Menos con la lotería, sobre anhelos y decepciones, sobre creencias y fracasos; en El caleidoscopio se aborda la infancia y las diferentes formas de mirar y de percibir las muchas realidades que nos rodean; en Humano como Jesucristo, aparece una cuestión tan humana como es la duda.La primera parte del libro termina con La moneda, acerca de una casualidad que tal vez no lo sea, quizás sea destino, y cómo ese destino incomprensible marca los caminos que elegimos en nuestra vida.

La segunda parte del libro se titula Código Morse, también con mucho simbolismo. Si en la parte anterior hemos asistido a relatos que se sustentaban en las dudas y miedos humanos, siempre con una salida hacia la luz, en esta sección abundan ciertas señales que vamos encontrando en nuestro camino, léase nuestra vida, y que necesitamos decodificar para comprenderlas. Hay un código morse en lo que nos rodea, en la naturaleza, y si somos capaces de comprenderlo podremos acceder a un conocimiento superior.

Un primer símbolo se encuentra en el relato que abre la serie, La puerta; al que sigue la interesante ucronía de La leyenda de las Torres Gemelas, para en El árbol maestro condensar gran parte del imaginario que Domingo despliega en el libro, siempre positivo y ascensional —el pozo, las propias Torres Gemelas, el caleidoscopio que debemos elevar para poder revelar sus dibujos ante la luz—; la originalísima pieza Vibram da paso a un cambio de tono en esta sección, que incluye relatos breves para culminar con Monte Urquiola.

En Relatos piezoeléctricos hay un lugar para la ironía, la sátira, el humor reflexivo, pero también para la angustia y cierta desazón, que se complementan con el asombro que hallamos en los microrrelatos Guía del suicida y Suicidio.

Evidentemente, este pequeño y breve prólogo no es el lugar adecuado para extenderme en un análisis profundo de los elementos recurrentes que Domingo nos ofrece, como ocurre en El pozo. ¿Quiénes luchan o quiénes luchamos por no ahogarnos en el pozo? El autor, desde luego, se sirve de esta poderosa y angustiosa imagen, una situación desesperada, para mostrarnos la forma en la que se siente tras tantos años de contemplación de una realidad que le disgusta. Pero no se trata solo de él, porque el personaje que lucha por sobrevivir es algo más que un arquetipo: es nuestra propia conciencia moral y social.

En efecto, conciencia moral y social, porque los textos que conforman este libro albergan ese espíritu reivindicativo de mostrar cautelosamente algunos de los males que actualmente minan nuestras fuerzas. Domingo nos habla de ecología otorgando voz al Monte Urquiola, de esperanzas, miseria y fortuna en el ya mencionado relato de la lotería, de la familia, en una de las cimas del libro —el justamente premiado relato sobre el tango—.

Por este motivo, la narrativa de Domingo alberga un luminoso poso de optimismo. Siempre queda algo a lo que agarrarse, sustentarse, asirse, para aguantar y proseguir adelante con fuerzas renovadas. Detrás del amargo final del relato de la lotería podemos encontrar un rastro de esperanza porque el ser humano se construye a base de decepciones y nuevas ilusiones. En el acertado recurso de otorgar voz al Monte Urquiola podemos encontrar la llamada salvadora de la naturaleza. Quizás, por ello, sea el relato que cierra del libro.

De igual forma, en esta narrativa, nos topamos con la idea más espiritual de su autor, que nos nutre del poder suficiente para continuar adelante: el poder de la escritura. Es ahí en donde la idea que Domingo sostiene sobre la literatura se desarrolla en toda su magnitud. En eso radica la fuerza del libro que ahora sostienes en tus manos, lector. No la desaproveches.




El escritor Domingo Díaz Asensio en Radio Eiberoamericana (junio, 2021)





Relatos piezoeléctricos. Domingo Díaz Asensio. En Diario 16 (junio, 2021)

Relatos piezoeléctricos. Domingo Díaz Asensio. En Diario 16



© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com