María Ángeles Álvarez. María Ángeles Álvarez: Las hierbas de los regatos están blancas

Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER Instagram de Cuadernos del Laberinto Youtube de Cuadernos del Laberinto
Las hierbas de los regatos están blancas.
Crónica poética de un agosto en llamas.
Autora: María Ángeles Álvarez

María Ángeles Álvarez: Las hierbas de los regatos están blancas

Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 104
I.S.B.N: 978-84-122076-2-0 • 116 páginas • 15€

<<LA CASA DEL LIBRO>>
<<AMAZON>>
<<EL CORTE INGLÉS>>

María Ángeles Álvarez, una experta en el arte floral, escribe una poesía austera, esencial y sencilla, de la contemplación y del silencio. De la calma. Atenta a lo que importa: lo más cercano. Una poesía religiosa, en su más hondo sentido.

En
"Las hierbas de los regatos están blancas. Crónica poética de un agosto en llamas", de la mano de su inseparable maestro san Juan de la Cruz y de un nutrido grupo de grandes poetas (Hölderlin, Wordsworth, Rilke, Eliot, Sophia de Mello Breyner, Tranströmer, etc.), Álvarez levanta un mundo de sonido y sentido en torno al fuego. Tan devastador, tan poderoso. Entre las cenizas y el ahogo, surge, sin embargo, la invencible fuerza de la belleza que, sí, todo lo puede. Una belleza humilde, del verano y del campo, que surge en medio de un territorio que ella conoce muy bien, allá por Gredos.

A merced de elementos naturales como la charca, los árboles, pájaros y plantas, los perros, el río, los pueblos, las lajas de granito… En lo simbólico, de la luz y la sombra, de la noche y el día, del calor y del viento. No falta una presencia ineludible en esta poesía de la compasión y del consuelo: el amor.

Se suma, en fin, a ese esplendor sereno de los versos un puñado de sugerentes, intensas imágenes, tan sobrias como aquéllos, que los enaltecen aún más. Ya lo dice Walt Whitman en la cita que Álvarez coloca al principio: «Pon en primer término, como luz para todos y como canto inaugural de todos, las imágenes».
Álvaro Valverde (poeta y critico de poesía de «El Cultural» de El Mundo


Palabra y dibujo se funden en estas páginas, para hacer visible al Invisible, para tocar con los sentidos el Misterio que todo envuelve y que da sentido a todo. Una ventana abierta a la Belleza Intangible que se transparenta en la naturaleza, en lo sencillo y cotidiano. Un libro, que como espejo del alma, nos adentra en lo más auténtico y real de la Existencia hecha experiencia.
Javier Sancho Ocd (director de la Universidad de la Mística CITeS de Ávila)



12. EL MOTOR

Ruge
un motor.
Las cigarras
cantan
desafinando.

El organista
enmudece
mientras
la tibia melodía
asciende
convertida
en humedad.

Ruge
un motor
y va subiendo
por dentro
todo el malestar
de una nube
prisionera
en medio del fuego.

Aire
devorador
y nube
con agua
suspendida,
en un caleidoscopio
lleno de gotas,
momentos de vida
en medio
de la noche.

La autora: María Ángeles Álvarez
María Ángeles Álvarez.   Las hierbas de los regatos están blancas

(Ávila 1964).
Poeta, escritora, artista floral y acuarelista. Prehistoriadora y arqueóloga por la Universidad de Salamanca. Destacan sus trabajos en Ávila con el descubrimiento del dolmen del Prado de las Cruces de Bernuy Salinero.

Florista de dilatada experiencia, entiende el trabajo con las flores y los elementos naturales como una forma de expresión natural, diseñando, expresando ideas y sentimientos a través de las plantas, las flores, las ramas, los musgos. Así queda recogido en sus dos libros "31 meditaciones con flores sobre los textos de Teresa de Jesús" (2012) y "Un castillo lleno de flores" basado en "Las Moradas" El Castillo Interior", de Santa Teresa de Jesús. (2015)

Utiliza e integra las distintas artes y disciplinas, poesía, música, dibujo, imagen, diseño floral, como parte de un todo expresivo, dando una dimensión especial a las palabras.

Articulista y colaboradora de distintos medios de comunicación. Desde 2018 dirige la Casa de la Poesía Juan de la Cruz de la Universidad de la Mística, CITeS de Ávila.

Es autora del poemario "Y el aire al soplar" (2019).

Más información: https://mariaangelesalvarez.es


Noticias relacionadas

• María Ángeles Álvarez presenta suúltimo poemario en la plaza de Santa Teresa. Por El Diario de Ávila

• También la claridad viene del fuego. Reseña de Asunción Escribano en Salamanca al día

• María Ángeles Álvarez funde en su poesía amor y naturaleza. Acaba de publicar su segundo poemario, "Las hierbas de los regatos están blancas. Crónica de un agosto en llamas". En El Diaro de Ávila

• María Ángeles Álvarez ofrece una crónica poética en 'Las hierbas de los regatos están blancas'. En Ávilared


Reseña. Por Laura Garcia de Lucas

La sierra de Ávila estaba ardiendo mientras leía "Las hierbas de los regatos están blancas. Crónica poética de un agosto en llamas". El fuego se extendía sobre las laderas y cercaba mi pueblo. Algunos animales murieron en las fincas de las afueras. Y no pude evitar sentir una profunda pena por ese paisaje tan conocido y, al mismo tiempo, tan poco observado, que ya no estaría. El incendio llegó en las últimas páginas del libro, y la poesía de María Ángeles Álvarez me reconfortó como consuela mirar postales antiguas: son sus poemas una imagen detenida en lo pequeño de la naturaleza. De aquello que no se admira habitualmente.

Porque, ¿quién puede decir que se para a observar el color de las hierbas en los riachuelos? En este nuevo libro (y su segundo poemario) María Ángeles Álvarez detiene su mirada y su palabra ("La hierba de los regatos/están blancas/de tanto sol") para ofrecernos una pausa muy cercana a la mística. Y hace que el mundo gire en torno a esas briznas de pasto, al dibujo de las lajas de granito, a las sombras duras que forma el verano en la tierra.

"El campo abrasado/está lleno de costras/ vivas". Sentimos la pesadez de las horas en las que el sol pega fuerte. La fragilidad frente a lo insondable. Y sin embargo, según avanzamos en la lectura, ese estío opresivo se convierte un páramo lleno de amor. El libro tiene una ascensión en espiral, como el viento que mueve el polvo. La voz de la autora pasa de un tono contemplativo y acompasado a un diálogo incendiario con el amado que inunda los poemas finales. "Eres/ el incendio/y la cerilla que lo prende". El amor, los árboles, la lluvia, las gotas.

Destaca también la cuidadísima edición del libro. Cuadernos del Laberinto se caracteriza por la atención a los detalles y en este libro esto se plasma hasta en la elección del papel, en el que destacan, brillantes y llenas de fuego, las acuarelas también realizadas por la poeta. Me pregunto que habrá llegado antes, si el trazo o la palabra. En cualquier caso, en todas esas líneas quedan atrapados el calor y la reflexión de esos treinta y un días de agosto.
Yo me quedo esperando el próximo libro de la poeta, como estos poemas (y el campo abulense) se quedan esperando a que la lluvia calme lo quemado.

© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com